Innovación, de la A a la Z

February 2015

Antropología. –Ciencia decimonónica que está de moda para entender las cosas. Para muchos, de lo que tratan algunos documentales de TVE2.

Big Data. – La hermana menor de Big Brother.

Creatividad. – Por alguna extraña e injusta razón, choca escuchar hablar de creatividad a alguien con traje, corbata y zapatos mocasines. Nombre original y

poco explotado para niña de padres modernos.

Disruptivo. – Dícese de todo aquello procedente de Silicon Valley, como mínimo.

Embebido. – Gusta mucho a los diseñadores de UX. Cada vez que algo se embebe, Lázaro Carreter se retuerce en su tumba.

Futuro. – Nunca la humanidad ha estado tan preocupada por el futuro, quizá porque sigue sin tener control sobre el devenir de las cosas.

Gurú. – Última expresión de la gloria humana. Receta para convertirse en uno: escribir libros llenos de lugares comunes y dar conferencias hablando de ‘nuevos paradigmas’, ‘zeitgeist’, ‘felicidad’….

Heurísticos. – Su alma es esencialmente empírica, lo que les dificulta innovar en contextos complejos, ambiguos e inciertos, cada vez más habituales. Las empresas

están dominadas por heurísticos.

Ideas. – Muy pocos viven de crearlas. El resto de los mortales se dedica a criticarlas mientras las pone en práctica.

Jobs. – En toda presentación sobre innovación que sobrepasa los 3 minutos, la probabilidad de no hablar de Jobs (o Apple) es casi despreciable. No confundir con

‘Jobs to be done’.

Know-how. – Palabra aparentemente intraducible. Los antiguos decían ‘savoire faire’.

Lienzo de negocio. – Business Canvass para los que no saben español. Hacer un lienzo de modelo de negocio es como jugar a ser Pollock pero con pósits y

rotuladores.

Millenials. – Maravillarse de que su saliva sea blanca y de que hablen nuestro mismo idioma.

Neurociencia. – Queda bien para una charla en TED. Mata el romanticismo de la profesión.

Ñoñez. – Leer tuits del estilo ‘Buenos días, hoy luce el sol’ o ‘Ayer aprendí que mi vida es una constante serendipia (sic) y eso extrañamente me gusta’.

Oportunidades- Con paciencia y trabajo se encuentran con cierta abundancia. Más difícil es elegir unas y renunciar a otras. Es decir, tener una estrategia.

Presupuesto. – Nunca hay suficiente. Muchas compañías incluyen en sus valores corporativos la Innovación con mayúsculas, pero los presupuestos para innovar

son más bien minúsculos.

Quijotesco. – Todo gran inventor lucha quijotescamente por sus ideas. Curiosamente, este país ha dado mucho quijotes pero pocos inventores.

Robots. – Daño colateral de la innovación, harán redundantes muchos puestos de trabajo.

Startups. – Sólo molan si tienen futbolín y bicicletas para sus empleados. Impulsarlas desde el gobierno, mayormente con campañas publicitarias, por si de

este modo baja el paro.

Taller. – Hay que evitar el taller con trece personas; trae mala suerte.

Usuarios. – Quieren experiencias indoloras, pero por mucho UX y Diseño de Servicios que se ponga a la cosa, siempre será un tostón interactuar con los bancos,

hacer la compra online o volar en avión. Esto es un buen punto de partida para diseñar en algunas industrias.

Visual thinking. – Lo practicábamos en el colegio pintando monigotes. Luego fuimos a la universidad y sucumbimos a la anestesia mental de PowerPoint.

Whisky. – Gran invento escocés que se resiste a la innovación. Sigue bebiéndose sin rodajas de pepino, ni pétalos, ni cardamomo.

Xerox PARC. – Responsables de crear cosas tan banales como la impresión por láser, el ordenador personal, el ratón, la interfaz gráfica de usuario y el concepto de

escritorio.

Yorokobu. – Hay que leerla tumbado y en pijama, excepto si la encuentras en una avión de Vueling.

Zombi. – Empresa que no innova.

*Artículo previamente publicado en InnovaSpain

Jaime Martín
Founding partner & CEO