¿Eres un emprendedor creativo?

eres-un-emprendedor-creativo
May 2014

La creatividad entendida como la generación de nuevas ideas o conceptos, o de nuevas asociaciones entre ideas y conceptos conocidos suena aparentemente sencillo. Aunque todos sabemos que la realidad es bien diferente y su aplicación es más complicada de los que parece. Para un emprendedor o una empresa que empieza su andadura en este contexto tan complicado, la creatividad es quizás una de las habilidades más valiosas que una persona puede aportar y debe entenderse como una prioridad que puede ser aplicada a distintas áreas dentro de la empresa. Va a permitir ver un problema desde distintos niveles o ángulos y dar soluciones diferentes o mejores a los clientes en un entorno en donde los recursos o instrumentos son escasos y limitados, propios del inicio de un negocio. Es cierto que, hoy en día, una de las obsesiones para que una iniciativa empresarial vea la luz es que sea innovadora. Y la innovación y creatividad van de la mano y deben estar presentes en el día a día del emprendedor. Éste debe cuestionarse cómo hacer las cosas de forma distinta y cómo romper con la rutina para buscar soluciones que resuelvan sus retos diarios mientras su proyecto se va desarrollando en el tiempo. También debe estar atento a los cambios y probar distintos métodos y formas de hacer las cosas y, aunque en algún momento pueda llevarle al fracaso, su lado más creativo debe estar preparado para superar este tipo de dificultades. Para que el peso de la creatividad no suponga una carga excesiva aquí van algunas claves para conducir el proceso creativo y alimentar la innovación en la empresa que espero ayude al desarrollo personal y a mejorar el entorno al que nos enfrentamos diariamente.

  • Ve por un camino que nunca hayas tomado. Thomas Edison dijo “Soy una persona con suerte. Conozco más de 5.000 posibilidades de cómo no fabricar bombillas”. Acaba con las ideas incrementales, hay que pensar fuera de la caja y buscar nuevas alternativas sin tener miedo a ser demasiado atrevidos. La creatividad y la locura van de la mano.

  • No temas equivocarte y aventúrate. Muchas veces el miedo al error o el perfeccionismo nos limitan y hacen que nosotros mismos le cortemos las alas a muchas de nuestras ideas. Pero una cosa es cierta, “Si hubiera una única verdad, no sería posible pintar cientos de cuadros sobre el mismo tema”. Siguiendo esta cita de Pablo Picasso, te equivocarás tarde o temprano, pensarás que tus ideas no sirven, te dirán que lo que dices es una tontería, así que tranquilo. No hay una única idea válida.

  • Rompe paradigmas e ideas establecidas.  Muy relacionado con las ideas anteriores y siguiendo otra cita de Picasso: “el acto creativo es primero fundamentalmente un acto de destrucción”. Debemos retarnos a nosotros mismos día a día y salir de nuestros procesos habituales de hacer las cosas. De esta manera, nos reinventaremos en todo momento y evitaremos anclarnos en rutinas.

  • Colaboración y co-working. “Una vela no pierde nada cuando la utilizan para encender otra vela”. Esta frase anónima está relacionada con esta tendencia a la colaboración y a crear sinergias entre industrias. En Lantern creemos en el co-working como herramienta fundamental para fomentar la creatividad en la empresa ya que estamos en un momento en el que cualquier tipo de relación con industrias y sectores ajenos al nuestro pueden aportarnos valor para generar ideas aplicadas a nuestros proyectos.

  • Rodéate de personas creativas y de niños. “La mente del principiante tiene muchas posibilidades, la del experto sólo unas pocas”. Esta cita de Shunryu Suzuki, maestro zen que popularizó el budismo en EEUU, nos explica la importancia de escuchar a aquellas personas que, aparentemente, pueden no aportarnos nada por ejercer una actividad diferente a la nuestra, por no llegar a tener la mayoría de edad o porque pensamos que de ninguna manera pueden ayudarnos. Estas personas, sin embargo, tienen la suerte de no estar condicionadas; su desconocimiento y su inmadurez en el tema a tratar nos pueden desvelar ideas fantásticas para aplicar en nuestros proyectos. No les subestimemos y escuchemos a los no expertos, quizá ellos dan con la clave.

  • Fomenta un entorno de trabajo propicio para el desarrollo de ideas creativas. Tal y como dijo Albert Einstein, “Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”. En el entorno de trabajo, di adiós a las rutinas, captura las ideas en las paredes, empápate de las nuevas técnicas y procesos creativos y practica con ellos.

  • Abre los ojos y sé proactivo. “Si levantamos la vista, no veremos ninguna frontera”. Este proverbio chino afirma que hay que ser observadores, estar atentos a las tendencias que nos rodean y abrir los ojos para que no se nos escape nada. Toda la información que nos llegue de otros países u otros sectores es bienvenida, nos ayudará a ser más proactivos a la hora de abordar retos y de plantear soluciones a nuestros clientes.

  • No descartes ninguna idea, por muy disparatada que parezca. Linus Pauling, premio Nobel en varias ocasiones, afirmó que “El mejor método para lograr una buena idea es tener muchas ideas”. Conserva las tuyas, escríbelas en un cuaderno y échale un vistazo de vez en cuando. Nunca sabes cuándo podrían hacerte falta.

  • Ocio y trabajo para fomentar la creatividad. “Si quiere trabajadores creativos, dales tiempo suficiente para jugar”. Esta cita de John Cleese, cómico británico, aunque quizá no se os escape si os digo que fue uno de los     miembro de Monty Python, nos dice que hay que tomar descansos, hay que abstraerse, hay que disfrutar de las aficiones y hay que dejar de lado el trabajo para que las ideas lleguen solas. Hay que salir, disfrutar, jugar… y aprender a trabajar jugando.

  • Celebra los éxitos y las buenas ideas. "La creatividad es el resultado de un duro y sistemático trabajo" (Peter Drucker). Por esta razón, las empresas deben ser capaces de celebrar los éxitos alcanzados y recompensar las iniciativas de los que han generado las ideas y al mismo tiempo, transformar las novedades en ideas de negocio viables.

Mañana, tienes una nueva misión. Saca tu lado más aventurero y sigue una ruta diferente para ir al trabajo, observa y haz fotos de las cosas con las que te topes y anota en tu libreta ideas inspiradoras de lo que ves. Cambia tu rutina, dúchate con agua fría, canta una canción que no te guste y desayuna algo que nunca te hayas atrevido a comer. Cambia el modo de hacer las cosas; no hay tareas rutinarias sino modos rutinarios de hacer una tarea. Post previamente publicado en blog Emprende con Vodafone

Jaime Martín
Founding partner & CEO